Es una comedia simpática; me ha costado entender el humor; pero lo he conseguido y recomiendo su lectura.

Buen verano.


El tema clásico…, ¿pagan los hijos el mal hacer de los padres?



Son sorprendentes los personajes Fernando y Timoteo. Yo hubiera firmado que es una obra de O. Wilde.


Dice Juan: Nos vamos hundiendo en silencio”. Magníficos todos los personajes; especialmente Adela y Mauro.